antes

conozca a Gamai

País: Guinea
Edad: 4 años
Cirugías: Cirugía Plástica

Durante los siguientes cuatro años, Gamai se dio cuenta de que ella no era como otros niños. Quería jugar, ir a la escuela e incluso ayudar a su madre en la casa, pero las cicatrices de sus quemaduras la dejaron incapaz de enderezar sus brazos extremamente deformados. Y los insultos de la gente en la calle la hicieron esconderse en su casa.

Cada año, Gamai se fue aislando más y más.

Los sueños de Gamai se convierten en realidad

Cuando la madre de Gamai, Confort, se enteró de que Mercy Ships ofrecía cirugías gratuitas a las personas que sufrían de quemaduras, fue una respuesta a las oraciones de la familia. A bordo del Africa Mercy, Confort y Gamai se encontraron con otros sobrevivientes de quemaduras. Se sintieron aliviados al encontrar este lugar de aceptación y misericordia.

.

Gamai with a bandage on her eye
Gamai receiving an eye exam

En el día de la cirugía de Gamai, Confort estaba nerviosa. Ella sabía que su hija se enfrentaba a un procedimiento doloroso y complicado. Cuando Gamai regresó de la cirugía, tenía dolor, ¡pero sus brazos estaban rectos por primera vez en años!.

Después de varias semanas de terapia para restaurar la movilidad de Gamai, ahora ella puede levantar y estirar sus brazos libremente. Ella puede jugar, ir a la escuela, ayudar a su madre con las tareas domésticas y tener la vida normal que cualquier otra niña.

“He estado esperando durante cuatro años”, dice Confort de la cirugía que recibió Gamai. “Lo único que puedo decir es gracias”.

Gamai after surgery

Conozca a Fifalina

Fifalina, una niña de nueve años, solo quería ser como otras niñas pequeñas — caminar a la escuela con sus amigos y jugar en su aldea. Pero sus piernas estaban tan severamente arqueadas que apenas podía pararse. Su madre tenía que llevarla a la escuela y Fifalina siempre se sintió abandonada por otros niños. Se sentía como una marginada.