antes

conozca a Fifalina

País: Madagascar
Edad: 9 años
Cirugías: Ortopédica

un camino lleno de dolor

Las piernas de Fifalina parecían normales cuando nació, pero a medida que comenzó a crecer, los huesos de sus piernas comenzaron a curvarse. Cada año, se deformaban más y más. Se le dificultó caminar, y luego fue peligroso, porque se caía y se caía.

“En la escuela siempre me quedo atrás. No puedo jugar con otros niños. Jugaré con otros niños cuando esté sana”, dijo esta valiente niña.

Se les destrozaba el corazón a sus padres y por eso ellos hicieron todo lo posible para encontrar ayuda para su hija que tanto luchaba. Al juntar todo el dinero que tenían, la llevaron a un especialista y luego a un curandero tradicional. Ninguno ofreció ayuda ni esperanza.

Post_surgery_1

Post_surgery_2

 

Llegó un buque que traía esperanza.

Luego, los padres de Fifalina escucharon que un buque hospital había llegado a un puerto cercano. Fue una respuesta a su oración. La llevaron rápidamente allí y ella se sometió a varias cirugías ortopédicas complejas. Cuando le retiraron los moldes de sus piernas por primera vez, Fifalina declaró: “¡Voy a aprender a caminar de nuevo!”

Después de meses de tratamientos que incluyeron rotar los huesos de la pierna más de 200 grados, Fifalina finalmente puede caminar como otros niños. Ella puede ir a la escuela y vivir una vida plena.

A pesar de su pequeño tamaño, hoy Fifalina está orgullosa. Es una inspiración para todos a medida que camina felizmente por un camino hacia un futuro muy diferente.